03 de octubre de 201303 de octubre de 2013&nbsp

Estos pimientos rellenos están rellenos con una mezcla vegana de quinoa, col rizada y especias de Oriente Medio.

A principios de este año, mi marido y yo cancelamos el cable y empezamos a emitir programas en su lugar. Fue una decisión bastante fantástica. Además de ahorrar dinero, tenemos la libertad de ver cualquier temporada de nuestros programas favoritos a cualquier hora del día. Si quiero ver las temporadas 1-7 de 30 Rock, puedo. Si quiero ver ese episodio de los Expedientes X donde el gemelo siamés parásito de un acto de circo puede desprenderse de su cuerpo y comerse a otras personas, puedo. Y si tengo ganas de ver nada más que documentales y charlas de TED durante una semana, también puedo hacerlo. La tecnología es increíble.

¿Lo único que extraño del cable? Los comerciales. Err, los buenos por lo menos.

El otro día vi el anuncio de la quinoa Bud Light y casi me caigo de la silla riendo. La mirada en la cara de ese tipo mientras pronuncia con orgullo «es un qween-o» es clásico!

A pesar de su gracioso nombre, la quinoa no es tan rara como suena. La ‘KEEN-wah’ es un antiguo grano sudamericano cuyo cultivo se remonta al 3000 AC. Era un cultivo básico de los Incas, junto con las patatas y el maíz. En un momento dado, cultivaban más de 250 variedades diferentes, pero después de la conquista española, la quinua casi desapareció. Los españoles, sorprendidos por la habilidad de los Incas para dar una buena pelea, a pesar de no tener armas ni caballos, asumieron que era la quinua la que les daba su fuerza. Temerosos de un golpe Inca, desterraron su cultivo. ¡Quizás estaban en algo! ¡Ciertamente es una fuente de nutrición!

Aunque comemos quinua como grano, es técnicamente una semilla de una planta de la misma familia que la espinaca, la acelga y la remolacha. Al ser una semilla, contiene más grasa y proteína que otros granos. Media taza de quinua contiene 12 gramos de proteína, lo que la hace perfecta para comidas sin carne. Debido a que la quinua es más alta en grasa, también es una fuente rica en vitaminas solubles en grasa como la vitamina E e incluso contiene pequeñas cantidades de grasas omega 3. Contiene una gran dosis de fitonutrientes – quercetina, caemfferol, ácido vainílico, cumárico, dos de los cuales (los flavonoides quercetina y caemfferol en caso de que te lo preguntes) están tan concentrados en la quinoa, que algunas variedades contienen más que bayas, un alimento que se suele promocionar como la principal fuente de flavonoides.

Al principio, no estaba loco por la quinoa, sólo la probaba como acompañamiento del pilaf. No fue hasta que viajé a Perú y vi que la versatilidad de la quinoa me enamoró. La disfruté en ricas sopas de papa, batida en un soufflé, rellena en rollos de berenjena – ¡todo era delicioso! Ahora cocinamos quinoa una vez a la semana. ¿Buscando salir de la caja de mezcla de quinoa con sabor? Aquí están algunos de mis usos favoritos de la quinoa:

  • Mezcla la quinoa cocida en las hamburguesas vegetales donde añade una textura carnosa. Mi favorita era una tarta de quinoa y guisantes de ojos negros que hice para el Año Nuevo, pero acabo de clavar esta receta y tengo la sensación de que podría salir a la superficie!
  • Si te aburres de la avena normal, haz gachas de quinoa para el desayuno. Si estás cocinando un plato con quinoa, haz un poco más y luego caliéntalo en una olla con leche de almendras y rocíalo con miel o jarabe de arce puro. Adornar con nueces tostadas, fruta fresca picada y canela.
  • La quinoa, con su proteína saciante y su textura grasa y masticable, es una perfecta cubierta para ensaladas.
  • La quinoa es un sustituto perfecto para el arroz en las cazuelas de comida casera. ¿Cacerola de quinoa con brócoli y queso cheddar? ¿Enchilada de pollo horneada con quinoa? Sí, por favor.
  • Mi favorita, la cena de la semana, siempre satisfactoria, saltear verduras en una salsa sabrosa y servirlas sobre una cama de quinoa. Cubrir con nueces tostadas y queso feta o de cabra. ¡Cena en menos de 30 minutos!

Pimientos rellenos de quinua y col rizada

sirve 4

Adaptado de Martha Stewart Living

Ingredientes

  • 2 tomates medianos, sin semillas y cortados en cubos
  • 1 1/2 cucharadita de semillas de cilantro
  • 3/4 de cucharadita de semillas de comino
  • 1/4 de cucharadita de semillas de hinojo
  • 1/8 de cucharadita de hojuelas de pimiento rojo trituradas
  • 1/8 de cucharadita de canela
  • 3 cucharadas de aceite de oliva extra virgen
  • 1 cebolla mediana, picada
  • 4 dientes de ajo, picados
  • 1 chile serrano, picado
  • 1 taza de quinoa cruda
  • 1 manojo de col rizada, sin tallo y picada gruesa
  • 1/3 taza de pasas de Corinto secas o pasas doradas
  • Jugo de una naranja
  • 1/3 taza de nueces o piñones, tostados
  • 4 pimientos grandes rojos, amarillos o naranjas, cortados por la mitad a lo largo y con semillas.

Instrucciones

  1. Precaliente el horno a 350 grados. Tostar el cilantro, el comino y las semillas de hinojo en una pequeña sartén a fuego medio, o meterlos en el horno tostador durante unos minutos, hasta que estén fragantes. Pasar a un molinillo de especias con los copos de pimiento rojo. Procese hasta que se pulverice y luego agregue la canela.
  2. Calentar 3 cucharadas de aceite de oliva en una cacerola mediana a fuego medio. Añade la cebolla, el ajo, una cucharadita de sal y el chile. Cocine, revolviendo ocasionalmente, hasta que la cebolla esté translúcida, unos 5 minutos.
  3. Añade los tomates picados y cocina hasta que la mayor parte del líquido se haya evaporado, unos 3 minutos. Mezclar las especias y cocinar durante unos 30 segundos. Añade la quinoa a la olla. Revuelva para cubrir. Vierta 1 1/4 taza de agua, deje que hierva y luego reduzca a fuego lento. Cubrir y cocinar unos 10-12 minutos. Añada la col rizada. Revuelva y cocine hasta que se marchite por unos 2-4 minutos. Mientras se cocina la quinua, coloque las pasas de Corinto o las pasas de uva en un tazón pequeño con el jugo de naranja y déjelas reposar durante 15 minutos.
  4. Después de que la quinua se haya cocinado, añada las pasas de uva empapadas, el jugo y las nueces. Sazonar con sal y pimienta negra.
  5. Coloca las mitades de pimienta en una gran bandeja de hornear. Dividir la mezcla de quinua entre cada mitad, amontonando ligeramente. Vierta aproximadamente 1/2 taza de agua en la bandeja para hornear. Cubrir la fuente con papel de aluminio y hornear hasta que los pimientos estén tiernos, 40-50 minutos, y servir.

Octubre 03, 2013&nbsp/Commentmain, Appetizers&Snackscurrrants, grain free, greens, kale, pimientos, quinoa, Summer, tomates, nueces